Cai Guo-Qiang (Se pronuncia Sái), artista chino que vive en Nueva York. Nace en 1957.

1986- 1995

Vive en Japón, e investiga sobre las posibilidades expresivas de la pólvora. Sus cuadros los elabora con ella, esparciéndola sobre el lienzo; al encenderla con una mecha y hacer explosión termina dibujándose el cuadro, con lo que tiene mucho de performance, inmediatez.

Defiende el uso de la pólvora, porque además de ser un instrumento para la guerra que puede utilizarse para la paz, crear obras de arte, debido entre otras cosas a la espontaneidad e imprevisibilidad que da trabajar con éste material.

Además de su utilización, también es importante controlarlo, lo cual ha conseguido con mucho esfuerzo y tras varios fallidos intentos (crea dibujos en los cuales se aprecian zonas ennegrecidas y restos de papel carbonizado). En una ocasión, su abuela utiliza un retal de arpillera para apagar uno de sus lienzos ardientes, y gracias a este hecho azaroso, Cai se da cuenta de que no sólo debe saber encender el fuego, sino también apagarlo.

La utilización de la pólvora, en sus palabras, es utilizar un instrumento para la guerra, darle la vuelta y emplearlo para la paz. Un alquimista, convertir una explosión en algo artístico.

Como explicó él mismo, su técnica de dibujo suma la dificultad de recurrir siempre a los tipos de pólvora que encuentra en cada país al que viaja, frente a la imposibilidad de conseguir los permisos aduaneros para transportarla. Es por eso que se ve obligado a aprender mediante el método de prueba y error, acerca de sus diferencias en cuanto al poder explosivo, o a descubrir, por ejemplo, que la aspereza de las variedades argentinas tiene mucha más propensión a incendiar sus lienzos, lo que quedó reflejado en los abundantes manchones negruzcos de sus obras, casi calcinadas en algunas partes.

1995

Se traslada a Nueva York donde hace instalaciones a gran escala y emplea pólvora. Obras de este tipo  incluyen grupos de animales de peluche, a veces tigres atravesados por flechas o paquetes de gruñidos lobos a toda velocidad hacia una barrera invisible.

1999

Representó a su país en la Bienal de Venecia, con la instalación Patio de la recaudación de la renta, recreación de un conjunto escultórico icónico del realismo socialista, por la que se le concedió el León de Oro. En ella se representaba la miseria de los campesinos a través de 114 esculturas de barro de tamaño natural. La obra había sido durante cuarenta años la imagen política más copiada, ubicua y con mayor carga emociona l después del retrato de Mao. El Instituto de Bellas Artes de Sichuan, donde se creó la pieza original en los sesenta, pretendió llevar a los tribunales a Qiang por plagio y violación de la “propiedad espiritual”. Una “copia” de esta obra se muestra ahora en el Guggenheim-Bilbao, realizada por colaboradores, artistas y estudiantes de la capital vasca.

2008

Retrospectiva en el museo Guggenheim de N.York (“I want to believe”). Ese mismo año participa en los juegos de Pekin (apertura y cierre, director de efectos especiales).

En el museo Guggenheim de N.York, pedía que “no se subestimen” los niveles de libertad y los cambios que se están produciendo en la vida del pueblo chino, porque aún tienen graves problemas asociados al régimen de aislamiento político de la época de Mao en la que él creció, pero que “van por buena dirección”.

“Tengo que ser muy cuidadoso porque, el material obviamente es peligroso, pero es mucho más peligroso cuando este material no se está usando para el arte… tiene que tener un concepto creativo muy fuerte, ser sólido y creativo”. En 2004 visitó las Fallas de Valencia.

Stage One, 2004

Cai guo quiang- obra con pólvora

https://www.youtube.com/watch?v=oxE6v1jMBh0

Instalación expuesta por primera vez en el Massachusetts Museum Of Contemporary Art (MASS MoCA) y en 2008 en el Guggenheim Museum de Nueva York, representa la explosión de un coche. Utilizando nueve coches, representa una explosión a lo largo del tiempo, empleando rayos de luz.  Todo eso crea un efecto sugestivo: el espectador ve imágenes congeladas de la explosión. Realizada en 2004 como reacción a los ataques terroristas del 11 de septiembre.

El primero y el noveno coche se colocan en el suelo, lo que sugiere el inicio y el final del movimiento.

Stage Two, Head On, 2006

Lobos estrellándose contra un muro de cristal transparente

Parte de la Deutsche Bank Collection instalada en el Guggenheim Museum de Berlín.

Plasma la tendencia humana a seguir de manera no crítica las ideologías: los lobos saltan contra el cristal transparente de manera ciega, repetitiva.

Esta instalación consta de nueve tigres de tamaño natural – réplicas – saltando en el aire unos tras otros, tras lo cual chocan con un muro transparente, de cristal (los que le siguen, aun viendo la suerte de los de delante, no dudan en seguirlos. Cada tigre está atravesado por las flechas de decenas y está en agonía. Este trabajo es una denuncia acerca de la erradicación de este depredador, y de los estragos que provoca la humanidad con todas las formas de violencia y la guerra.

La muestra una manada de lobos, construidos a partir de alambres de metal con piel de oveja pintada y rellena de paja, que entra por la puerta de la sala vacía, hacen un gran salto contra un muro “invisible” que según un sector de la crítica reproduce en altura y en anchura el muro de berlín (según el autor un muro metafórico, denuncia de las ideologías). Los lobos representan la tendencia humana a seguir ciegamente y de manera no crítica las ideologías, cumpliendo siempre los mismos errores, hasta chocar con una pared de cristal.

“Quería retratar la tragedia humana universal, la que es consecuencia de ese ansia ciega de abrirse camino a empujones, el modo en que tratamos de obtener nuestros objetivos sin reparar en las posibles consecuencias”

 

Heritage

Concebido específicamente para esta exposición Es una continuación de Head on. Noventa y nueve animales de todos los continentes se reúnen en un pozo de agua que refleja, una imagen de paz y contemplación.

Fallen Blosoms- 2009

Sobre la fachada del museo de Arte de Philadelphia, activar un patrón de flor durante 60 segundos, dejando temporalmente las columnas del edificio en llamas.

2012 “Sky Ladder”

Una gran escalera hacia el cielo, de unos 500 metros, con fuegos artificiales guiados por un globo de aire caliente.

Un documental de Netflix muestra el proceso de la obra

2012 Nuit Blanche

Un evento de pirotecnia conceptual, la noche del 5 de octubre. El evento tiene lugar en el río Sena, entre el Museo del Louvre y el Musée d’Orsay.

El artista utiliza fuegos artificiales para representar el acto sexual y sus estallidos metafóricos. Un barco turístico equipado con cincuenta carpas ofrece a cien parejas de todo el mundo una velada sobre el Sena.

2014 Cai Guo-Qiang: The Ninth Wave

que abrió sus puertas en agosto de 2014 en la Central Nuclear de Arte de Shanghai (incluye las obras Elegía, Recuerdo y Consuelo).

La primera parte se abrió con espectaculares minas de humo blanco y negro y efectos en cascada.Recuerdo de un desfile funerario, humo negro “cuervos” con aletear alas representan las alegrías y tristezas en la vida. La escena terminó con humo verde, o “hierba y hierbas”, parecido a una exhalación o un suspiro triste.

Se utilizan productos pirotécnicos de humo coloreado durante el día para la obra de arte; Colorante de alimentos, polvos de grado alimenticio, tintes de tela y otros materiales no tóxicos se utilizan como ingredientes principales.

las explosiones violentas se transforman en una herramienta del arte, la creación de una obra de arte en el cielo, una obra maestra que sólo tiene un corto tiempo de vida, y se desvanece

La policía dijo que no diese datos del evento ya que se podrían producir accidentes de tráfico, y hubo llamadas de locales por si las explosiones eran debidas a atentados o accidentes tóxicos las explosiones no artísticas ( fábrica en Jiangsu , tuberías de gas en Kaohsiung).

Cuando era chico, Cai solía mirar cómo su padre pintaba paisajes en pequeñas cajas de fósforos. Sentado sobre sus piernas, aprendió que “un espacio pequeño puede abarcar todos los rincones de la tierra”

“Proyectos para extraterrestres”

Cuando vivía en Japón, la sociedad japonesa pasaba por un período de autorreflexión y de autoanálisis. Los japoneses querían ser internacionales y modernos. Pero al final, solo se volvieron más occidentales. Su problema se convirtió en mi problema, y así fue como surgió la serie Proyectos para extraterrestres. Pensaba: “¿Habrá algún modo de ir más allá de la estrecha comparación Oriente/Occidente? ¿Hay un contexto más amplio o un enfoque más tolerante?”. Esa es la fuente de esos conceptos

Instalaciones de land art como una prolongación de la muralla china hecha de pólvora, o los planes para la compra de un pedazo de tierra destinado a funcionar como señuelo para alienígenas.

“Los extraterrestres y los superhombres ignoran las fronteras nacionales. Eso debería hacer la humanidad: intentar obtener una visión más amplia del horizonte sin fin del universo”.

“¿Habrá algún modo de ir más allá de la estrecha comparación Oriente/Occidente? ¿Hay un contexto más amplio o un enfoque más tolerante?” la construcción de un imaginario en el que existen otras galaxias puede servir a la perfección para dejar ver las crisis políticas y económicas de un mundo consumista y cosificador de las relaciones humanas.

2014, Life is a Milonga: Tango Fiereworks for Argentina

En La Boca, Buenos Aires, fuegos artificiales y tango mezclados, donde usará la pirotecnia “para ilustrar los ritmos, movimientos y estados de ánimo del tango”

Sobre su visita a Argentina: “Pensé que ya sabía lo que iba a encontrar -cuenta-, que iba a ver las Cataratas desde una perspectiva humana, como en una postal. No esperaba verlas desde la perspectiva de un pájaro, que es la que llevaré a mis dibujos.”

En 2017, a partir de Septiembre, podrá verse en el Museo del Prado la muestra “Cai Gou-Quian en el Prado (masdearte.com/exposicion-de-cai-guo-qiang-en-el-museo-del-prado/). El espíritu de la pintura”, que se celebrará en las salas C y D del edificio de los Jerónimos, del 25 de octubre de 2017 al 4 de marzo de 2018. Ese día hará estallar la pólvora de la más grande de las obras que habrá creado en los días anteriores: un cuadro de 18 metros de largo, para esos días previos la dirección del Prado no sabe ni siquiera si podrá autorizar una mínima presencia de espectadores

Entrevista al artista, en la cual habla sobre la exposición del Prado http://abcblogs.abc.es/alejandradeargos/2017/03/22/entrevista-a-cai-guo-qiang/

Vídeo La vida es una milonga

Vídeo de su trabajo con pólvora

 

Fuentes

Anuncios