Nos habla de Filosofía práctica, como modo de vida: Epicureísmo, Estoicismo, Plotino.

 

Epicuro

La filosofía antes se ocupaba de la vida en sociedad, y dirigirla con miras dirigidas a un ideal de Bien (Platón, Aristóteles), una preocupación de la sociedad justa. Pero ante la amenaza de los macedonios, y sus leyes restrictivas, la Polis, pequeña ciudad- estado ya no es tan importante, y surgen dos escuelas que se retiran de lo público: Epicureísmo, Estoicismo.

Epicuro crea su escuela en un jardín (“El jardín de Epicuro”), un lugar donde vivía el placer (no el mero placer corporal, sino aquél que está abierto a lo espiritual). No hay que olvidar que el tomar simple miel era un capricho para Epicuro. Más bien es el peligro del placer destructivo, aquél que nos hace olvidar el presente en pos de un ideal, una ilusión.

Recuperar la serenidad, la armonía, el placer del presente. Para ello desacredita ilusiones y supersticiones (religión…).

Estoicismo

La escuela estaba en la Stoa, un pórtico en el cual se paseaba y charlaba. Abogan por la idea de Ciudadano del mundo, que pertenece a él.

Libertad de elección: Séneca eligió el suicidio, antes que someterse a las normas tiránicas de Nerón.

Plotino

Discípulo de Platón, al cual cristianiza y debido a ello llega a decir que “es una vergüenza poseer un cuerpo”.

Se maravilla ante lo divino de la naturaleza, de la explosión de lo uno, que se manifiesta en la diversidad de los seres.

Únicamente el intelecto, el pensamiento, nos muestra la armonía (no la obediencia ciega), el secreto de nuestra existencia y de misterios como la religión o la muerte.

Para terminar, Gadamer alerta del peligro de que la filosofía, el pensamiento, esté dictado por fuerzas supersticiosas y metafísicas.

 

Vídeo subtitulado

Fuentes

http://www.youtube.com/watch?v=bHqLpTEzL54&list=PLr78vFkgIQhdsV5NYZbC0bKkrmB3_AxRO

 

Anuncios