Este camino

ya nadie lo recorre

salvo el crepúsculo

(Matsuo Bashoo)

Haiku, poema japonés, breve (en general 17 sílabas compuestas de tres versos: cinco, siete y cinco sílabas). No es un poema que busque la rima ni la correcta construcción formal, sino mostrar procesos naturales, y admirarse ante ellos (no tiene título).

Se desarrolló a partir de una forma de poesía más antigua: haikai no renga, poema colaborativo, de aproximadamente 100 versos y que incluía un verso inicial haciendo referencia a una estación del año (hokku).

El Haiku ha de tener una palabra referida a la estación (Kigo es una palabra referida a un momento concreto, o al cambio de estaciones, y se utiliza para así hacer entender mejor el sentido (como veremos, los poetas alejados de la tradición formal no apoyan la utilización necesaria del Kigo).

Tales poemas se basan en la filosofía del tao, budismo y confucionismo: es decir, la contemplación de la naturaleza (u otro momento conmovedor), la comunión con todos los seres y admiración. Por tanto, es  visual y sentimental.

El haiku se refiere a la visión objetiva de la naturaleza, esto es, el paisaje no es una proyección romántica de nuestros sentimientos, sino que se trata de describirlo, de verlo de forma objetiva, eliminando el juicio previo.

Poema que refleja un cambio, un proceso natural, y lo muestra, no trata de analizarlo o preguntarse por sus causas: el conocimiento no añade nada a la experiencia estética.

Los autores de haiku reciben el nombre de haijin, y lo que persiguen con estos poemas es describir la visión de la naturaleza, de forma directa: el asombro y la fascinación que provoca la mirada simple.

Hay poetas japoneses que paseaban para encontrar inspiración, y eran conocidos como “caminantes ginkgo”. El Ginkgo biloba es un árbol antiguo, de unos 300 millones de años, y su derivado Tanakene, se considera el mejor remedio de herbolario para ayudar a envejecer mejor o a reducir determinados procesos del envejecimiento, y se pueden encontrar en Londres, Nueva York, Buenos Aires, Madrid, Lisboa o Barcelona).

Matsuo Bashoo,(1644-1694) uno de los poetas japoneses más famosos del periodo Edo, vivió en el actual Tokio. Comenzó a escribir muy joven, y a menudo se desprendía de los círculos intelectuales y recorría el país a pié (vivía en una cabaña, y hay que tener en cuenta que en ese periodo era muy inseguro viajar sólo), para así encontrar inspiración.

Bashoo define el Haiku como “camino de vida”, y dice que muestra “sencillamente lo que sucede en un lugar y en un momento dado”. Asimismo decía que el poeta ha de desprenderse de su Yo y entrar en comunión con lo que ve.

Decía que un Haiku debe estar mil veces en la boca, refiriéndose a que no hay simplemente que escribirlo una vez y ya está, sino repetirlo, vivirlo, sentirlo (aparte de su elaboración, reelaboración…).

Se trata de un poema que exige ser acabado por el lector: es decir, condensa un sentimiento en el poema, y es el lector el que se lo apropia y así se puede decir que lo acaba, lo vive, se emociona.

La experiencia al leer el poema en Occidente, se trata de interiorizar, meditar el poema, en solitario o compañía, pero el Haiku requiere que el lector del poema, se convierta a su vez en autor, ya que escribe otro como respuesta, creándose un diálogo colectivo.

Ippekiro Nakatsuka (1887-1946), inicia un movimiento al que se incorporarán más poetas, y fundó en Kyoto un club de poetas haiku, pero desembarazados de la construcción formal (5/7/5). Pretende incorporar el habla tradicional, fluida, y no enconsetarse en la forma exigida por la tradición. Rechazó el uso de Kigos, palabras referidas a la temporada, y trató de alentar a otros a que escribieran sus propios Haikus.

Nakatsuka escribió el “Formulario para el Haiku libre”. Un poema suyo:

La imagen de mí
Fuera del espejo
Llegó a la exposición de los crisantemos.

Oh, mi mano se desliza sobre la hibachi blanco,
Oh, mi país.

* Hibachi: brasero de barro utilizado en interiores.

 

En 1940, la segunda guerra mundial, se llevó a cabo una detención de autores haiku por la policía, ya que únicamente se toleraba el arte “patriótico”, y fueron acusados de ir contra la seguridad del estado: Watanabe Hakusen (1913-1969) y Hirahata Seito (1905-1997) entre otros.

En el mundo contemporáneo, el Haiku no se limita a observar la naturaleza, pero persigue el mismo sentimiento de observar lo simple, en entornos urbanos (incluso atómicos), o un tema humorístico.

Machado, Cernuda, Lorca, Octavio Paz, los poetas de la generación Beat, Borges, Benedetti, son autores que siguen la misma filosofía del Haiku, y tratan de explotar la condensación de sentido en unas pocas palabras.

En 2013, la NASA lanzó una convocatoria para que cualquier persona escribiera un haiku con un mensaje para Marte (Campaña “A marte”, y que fueron incluidos en un DVD que viajó en una cápsula espacial).

El hombre ha muerto.

La barba no lo sabe.

Crecen las uñas.

(Jorge Luis Borges)

Pasan la nubes

y el cielo queda limpio

de toda culpa

(Mario Benedetti)

Sabes lo que espera

el pájaro quieto

por la rama seca?

(Luis Cernuda)

En la cultura japonesa es costumbre escribir un “jisey” como despedida de ésta  vida, poco antes de morir o cuando se decida escribir. este es el jisei de Matsuo Bashoo

 Caer enfermo durante el viaje

Mi sueño huelga errante

sobre un campo de césped seco

Vídeo Haiku de Li Qian

 

Fuentes

http://mientrascamino4.blogspot.com.es/2009/05/haiku-origen-y-evolucion.html

http://masveinticuatroliteratura.blogspot.com.es/2015/03/la-poesia-sin-acabar-el-haiku.html

http://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/plantas-medicinales/ginkgo-biloba-14159

https://es.wikipedia.org/wiki/Matsuo_Bash%C5%8D

http://www.big.or.jp/~loupe/links/ehisto/eippekiro.shtml

Anuncios