Hinduísmo, una religión que no tiene profetas ni mesías, tampoco sigue ningún libro sagrado.

Forma de pensamiento que trata de dilucidar las etapas tiene que superar el ser humano para alcanzar la liberación, la cual consigue siguiendo ciertos preceptos, formas de consciencia.

Ahimsa: no violencia, se contrapone a Himsa, violencia. Concepto que hace referencia a la vida, así como a quien es capaz de sentir. Palabra presente en el budismo, Jainismo e Hinduismo, y que aparece en los Upanishads, escrituras hinduistas que se redactaron a partir del 800 a.c.

Forma de conciencia tanto personal como social, ya que tiene sus repercusiones respecto al otro, pues entendemos la violencia que podemos ejercer respecto al prójimo con nuestras acciones y nuestras palabras.

Referencia a la no violencia, que puede ser de acción, pensamiento, o palabra. Ahimsa es no violencia activa, es decir, se refiere al amor por los seres, la empatía necesaria, respeto al otro, armonía con el entorno: alegría, conciencia, vida. Por lo tanto su definición no es meramente pasiva, el no hacer violencia, sino activa, hacer armonía.

Una manera de saber si herimos con la palabra, es darnos cuenta de si lo que decimos al otro es verdadero, útil, bello, necesario.

Originario de la filosofía oriental, en Occidente se introduce a través de M. Gandhi (su lucha por la independencia del gobierno británico), así como la defensa de los derechos humanos llevada a cabo por M. L. King; dicha resistencia la llevaron a cabo empleando la resistencia pacífica ante la violencia ejercida por los poderes. También es utilizado en el yoga y la meditación.

Según ciertos pensadores (Margaret y James Stutley), surgió como una forma de protesta de la sociedad contra los sacrificios de sangre, de animales o humanos, con  los cuales se pretendía lograr el favor de los dioses. Asimismo, protesta respecto a la guerra.

La no violencia, característica que define la acción armoniosa, la más pura que podemos realizar: trata de unir, de alcanzar la unión que produce el bien para la persona, y por extensión para la sociedad.

Estado que no puede seguirse a partir de un estado de cobardía o timidez, ya que implica una actitud activa por parte del ser humano.

El no dañar a ningún ser, en el fondo es un estado de consciencia, de amor al ser (toda forma de ser, no únicamente el ser humano). Unidad, amor al otro, estado consciente por el cual descubrimos que el sufrimiento de cualquier ser es el nuestro mismo, y al interiorizarlo descubrimos mejor al ser que late detrás de todo, el dios que crea todas las formas y las trasciende (por tanto, cualquier representación del dios es válida, ya que sea la que sea, es trascendida por eso que hace posible todo).

No se refiere únicamente a no actuar de manera violenta, sino también a no desearlo.

Ahimsa, tiene un componente de reacción ante el sufrimiento: si me atacan me defiendo, si atacan a un bebe o cualquier ser indefenso, le defiendo (tiene un componente defensivo, jamás atacante). Y dentro del ataque posible a otro, debemos incluir el habla, ya que hay palabras que hieren, y palabras que aman: encontrar el decir adecuado para cada situación, así como ser consciente del efecto que causa la palabra, nuestras palabras.

Ahimsa, concepto relacionado con el de Karma: las acciones realizadas volverán a nosotros en una vida futura, en una nueva reencarnación, con el fin de liberarnos del sufrimiento, es decir, hasta que no la hayamos eliminado de impurezas y por tanto la realicemos de manera más consciente.

Mediante el Karma, somos más conscientes del daño que podemos realizar, ya que entendemos que podemos estar en un futuro en la misma posición de aquél ser a quien infringimos algún tipo de violencia.

Anuncios